Me sentí una criminal, como el ‘Chapo’: guanajuatense deportada

La originaria de Acámbaro afirma que le imputaron cargos de robo de identidad y felonía

El mayor temor de miles de  inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos se hizo ayer realidad en  Guadalupe García de Rayos, una madre de familia de origen mexicano, quien tras más de 18 años de vivir y trabajar en Arizona fue deportada a México.

Ella parece estar destinada a estar separada de los suyos; Guadalupe García de Rayos tenía 14 años cuando dejó su pueblo  Acámbaro, Guanajuato, para ir en búsqueda del sueño americano.

“Ellos dicen que soy  criminal  porque trabajo, no se me hace justo”, dijo Lupita, como la conocen familiares y amigos, en Nogales, Sonora, ciudad a la que fue repatriada.

Lupita llegó a EU a los 14 años como inmigrante, sin documentos, junto con su familia. En 2008 fue detenida en una redada ordenada por el sheriff de Maricopa, Joe Arpaio; hallaron que tenía papeles falsos, lo que es un delito. Estuvo detenida tres meses en una prisión del condado y tres más en un centro de detención para migrantes, del que salió gracias a una fianza.

Relató que pasada la noche fue trasladada en un auto encubierto del ICE y se sintió como el narcotraficante mexicano Joaquín El Chapo Guzmán, “una criminal”.

Aseguró que no le permitieron avisar a su familia ni le dieron derecho a un abogado, por lo que piensa que las autoridades migratorias ya tenían lista su orden de deportación.

Su caso, que es seguido por medios de cobertura nacional en EU, se ha convertido en un símbolo de la política de mano dura contra la inmigración del presidente de EU. “El trato de la administración Trump a Guadalupe García de Rayos prueba que sus agentes están persiguiendo una política de deportación total, inexorable y sin prioridades, como se destaca en su orden ejecutiva para la seguridad interior”, manifestó la organización America’s Voice.

Para Trump, los indocumentados prioritarios para deportación son todos los que tengan antecedentes policiales, independientemente de la gravedad de los mismos, sostienen organizaciones de derechos civiles.

Al respecto, las autoridades migratorias de EU señalaron que “el caso de la señora García fue revisado en múltiples niveles (…) y los jueces sostuvieron que no tiene una base legal para permanecer en EU”.

Ahora, Lupita considera quedarse en Nogales para estar cerca de su familia, su esposo (también indocumentado) y sus dos hijos que nacieron en EU.

Aún no tiene claro lo que hará en un futuro próximo, pero sus ojos se humedecen cuando recuerda que desde hace más de dos décadas no visita Acámbaro, donde está parte de su familia, cree que volverá allá.

“Siento tristeza porque voy a estar batallando con mis hijos, para verlos, pero también pienso que esto me va a servir para mirar a mis padres y darles el cariño que no les he podido dar en tanto tiempo”, comenta, aunque señala que todavía no sabe para cuándo viajará para Guanajuato, donde el gobierno le ha ofrecido su ayuda para volver al Estado.

Retomada de El Universal mediante Periódico Correo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s